Décadas atrás, la ciudad de Tijuana era considerada como una “de paso”, donde a muy pocas personas les interesaba “echar raíces”. Sin embargo, eso ha cambiado.

Ya sea por tratarse de un lugar donde prácticamente cualquier persona puede conseguir un trabajo digno, por los distintos atractivos turísticos y eventos que ofrece diariamente o su cercanía con Estados Unidos, cada vez son más quienes la ven como un punto de llegada y no solo “de pasada” y que además, buscan adquirir una vivienda.

Es por ello, que el negocio de las agencias de bienes raíces en Tijuana es uno que ha demostrado ser bastante fructífero en los últimos años, lo que a su vez ha llevado a que muchas agencias quieran su trozo del pastel.

Para que no caigas en las manos de un grupo de personas sin escrúpulos que sólo piense en sus propios intereses, a continuación, te contamos un par de características que debes buscar en las agencias de bienes raíces.

Trato confiable y honesto

Un par de elementos esenciales que debes buscar no sólo en las agencias de bienes raíces en Tijuana sino en cualquier servicio que desees contratar, son la honestidad y un trato confiable.

Investiga en la medida de lo posible el historial de la agencia en cuestión, consultando con clientes satisfechos en tu búsqueda por tratar de asegurarte que se conduce de manera honesta en todo momento, teniendo siempre como objetivo el bien tanto de la propia agencia como de sus clientes.

Análisis legal y comercial

Un “pequeño gran detalle”, es todo lo relacionado a los temas legales. En ese sentido, cerciórate de que la agencia ofrece servicios indispensables como asesoría legal, gestión de créditos, regularización de propiedades y avalúos.

Otras características importantes es que cuenten con innovadoras metodologías de ventas, herramientas y tecnología de punta y sólidas alianzas comerciales
Por último, pero no por ello menos importante, recuerda que todo compromiso establecido entre tú y la agencia debe quedar plasmado en papel. Por supuesto que la palabra de ambas partes tiene su valor, pero para evitar cualquier malentendido futuro y tener un respaldo, es fundamental que todo esté por escrito desde un principio.